Capitalismo


Escrito por Carmen Martinez

20 Comentarios


Santiago Alba Rico es el autor del libro que estoy leyendo: Capitalismo y Nihilismo.

A mí me fascina, dice cosas como:
"Contra el capitalismo, el ayuno: seleccionar los objetos de consumo y seleccionar también -mucho más difícil- los objetos de la mirada".

Porque para él esa mirada que ve al mundo como un lugar lleno de cosas de comer es la responsable de la sociedad en que vivimos: consumista, adictiva y voraz. Y es que decimos: "se la comía con los ojos" "quería comerme el mundo"... como sí esa experiencia de mirar, apetecer y comer fuera el único y verdadero placer de la vida... si recapacitáramos un poco nos daríamos cuenta que hay otros placeres en la vida, y estos existen cuando hay cosas que son "respetadas", que no son de comer, que no estás para ser consumidas, pongamos por ejemplo: un viaje puede vivirse (como casi todo) de las dos formas:
Una sería la del turista que va a una ciudad "turística" para pasarlo bien, quiere "quedarse" con todo lo que pueda... mira, y no sólo mira: "fotografía" o "graba"... devorando cuanto más mejor: los monumentos, los museos, los lugares con encanto... todo aquello que ha "devorado con la mirada" ya antes, al programar el viaje, y que no será "comido" hasta que una vez en casa se relate y visione junto a los amigos... ahora se trata de llenar el "carrito" como si estuviéramos en un supermercado.

La otra sería la de una persona que decide ir a un lugar para tener nuevas experiencias, aunque oiga algún relato de ese lugar sabe que lo que encontrará será muy diferente a lo que una "agencia de viajes le pueda contar o mostrar" simplemente se documenta y programa a nivel práctico: reserva de hotel o pensión, transporte... y cuando está allí se mueve de la forma más respetuosa posible, intentando comprender las costumbres para adaptarse a ellas en la medida de lo posible o, cortésmente, les explica que no es capaz de hacer lo mismo porque no es de allí y no está acostumbrado, intentará no juzgar sino comprender y se dejará maravillar de lo que le asombre: lo vivirá. Se dejará mirar, pues el extraño es él y se despedirá agradecido por todo lo que ha recibido.
Las cosas que vivimos muchas veces están en un tramo intermedio de lo que yo he expuesto, pero no está de más hacer esta especie de "dos extremos" para darnos cuenta de según qué cosas, según qué pecados y faltas de respeto que vemos con total normalidad, y que puede ser una de las causas importantes por las que vivimos en un mundo atroz.


20 comments

Escribe un Comentario