Huberto Hubertus


Escrito por Carmen Martinez

11 Comentarios


Huberto Hubertus era mi amigo.
(Él me hacía compañía en las largas tardes de mi niñez)

Era el simpático y tierno ser
que una vez encontrada la soledad
surgía...
desapareciendo entonces
cualquier miedo y cualquier tristeza
que había albergado en el camino
hacia su encuentro.

Huberto Hubertus era mi amigo.

Danzaba con sus largas piernas
alrededor de un fuego inexistente.

Me enseñó a ver,
a observar,
a escuchar,
a sentir...
me enseñó aquellas cosas
que dicen que no se aprenden.

(Y me enseñó a desaprender
lo que se aprende)

Huberto Hubertus desapareció un día,
se fundió con las sombras de la tarde,
se deslizó
y pareció ser el viento
y ser el agua que caía.

Mi ángel exclusivo se había ido,
y tuve que dirigir la mirada a los otros
para evitar la soledad.
Me di cuenta que nunca encontraría
a nadie como él...
pero comprendí que en cada esquina
podría encontrar a gente

como yo.

11 comments

Escribe un Comentario